3 0
Read Time:5 Minute, 5 Second

Redactado por: Sin Parámetros

El pasado viernes 27 de agosto, en un evento que podrá revivir a través de nuestra página de Facebook, Sin Parámetros tuvo la oportunidad de entrevistar a Jorge Nieto Montesinos, exministro de Defensa (2016-2018) y ex titular de la cartera de Cultura (2016). El diálogo con el ahora presidente del Partido del Buen Gobierno abordó la cuestión de confianza otorgada al gabinete Bellido, la urgencia de solidez institucional en el Perú y la importancia de los partidos políticos. En el encuentro, no faltaron anécdotas emotivas ni, mucho menos, firmes llamados a la acción de la juventud. A continuación, algunos de los momentos más resaltantes de la conversación con el reconocido sociólogo.

¿Qué opinión le genera el gabinete liderado por Guido Bellido?

Empecemos por definir que un gabinete ministerial es la construcción de las alianzas políticas que el presidente necesita o quiere para desarrollar su plan de gobierno; es decir, es una lectura de la correlación de fuerzas. Uno en política debe estar en el límite de esta correlación con tal de tener un área de negociación.

Las elecciones evidenciaron que el país se encuentra dividido en dos mitades. En este escenario, el Gobierno tenía dos opciones: seguir el ejemplo del expresidente francés, (Nicolas) Sarkozy, quien tras ganar las elecciones con un 52% le pidió a su contrincante que sugiriera cuatro ministros que integrarán un gabinete conciliador o seguir el ejemplo del expresidente mexicano, (Felipe) Calderón, quien prescindió del punto de vista de su contrincante, a pesar de haber ganado por un margen de 0.56%. Esta exclusión resultó en 6 años de estancamiento y una fallida guerra contra las drogas. El Gabinete del presidente Castillo no expresa correctamente una lectura de la correlación de fuerzas en el país, pues es solo una coalición de partidos de izquierda. Se abre un contexto de crisis de gobernabilidad.

Tomando en cuenta lo ocurrido, ¿considera que estamos cada vez más cerca del descalabro institucional o todavía hay bases que le den un respiro al ciudadano de a pie?

Las instituciones son una forma que nos damos los seres humanos para poder tramitar nuestros acuerdos pacíficamente, el elemento base de las instituciones es un consenso básico compartido por todas las partes; pero en los últimos años hemos tenido grandes desacuerdos. 

Nos hemos encontrado con una enorme dificultad para construir puentes. No es algo que se nos dé fácil a los peruanos, yo diría que es la gran tarea pendiente de nuestra república. Si miramos nuestra historia nos damos cuenta que cada vez que hemos tenido un Congreso de un color y Ejecutivo de otro hemos terminado en crisis constitucional. Es matemático; no hay fallas. Tenemos un tema de cultura política, que por alguna razón no digiere al consenso.

¿Esa es la cultura que se ha agudizado desde el 2016? ¿A qué se debería este paradigma?

Notamos que el diseño institucional tiene fisuras. Por ejemplo, expresado en las figuras de disolución del Congreso y  la vacancia presidencial; ambas, formas que están ahí y que deben de seguir estando. Lo que ocurre es que en una sociedad en la cual la dificultad para el acuerdo y para el consenso es tan grande, el recurso de estas dos figuras es prácticamente automático. 

Además, nuestras élites políticas no son las más calificadas de la región. En ellas encontramos sendos problemas. Por un lado, la política en las universidades está prácticamente desterrada, cuando es allí donde se forman los líderes de los partidos. Estamos tan exánimes de líderes políticos porque los espacios donde deben formarse no son adecuados o no están haciendo su trabajo. 

Por otro lado, los partidos políticos funcionan mal. Sabemos que las candidaturas se compran y que para muchos líderes (políticos) este es un negocio porque en campaña electoral entra mucho dinero. Por tanto, quien usa el dinero para lograr participación política lo que está haciendo es invertir. Y quien invierte tenderá a sacar el rédito económico: política pervertida.

¿Cuáles son las carencias de los partidos políticos de los últimos años?

Los partidos necesitan establecer un diálogo intergeneracional. Hay cosas que ustedes (los jóvenes) saben cosas que nosotros no sabemos y viceversa. Necesitamos producir a los partidos políticos como espacios para ese diálogo. Comunidades en las que sea posible transmitirnos conocimientos y saberes; experiencias y sensibilidades; vivencias que, de seguro, son muy distintas, pero añaden valor al compartirse.

El Perú puede ser desarrollado en 20 años. Lo tenemos todo. Por ejemplo, tenemos el horizonte amazónico que es una inmensidad no solo extractiva. No solo se trata de oro, gas, petróleo o madera; es oxígeno, agua dulce, biodiversidad, industria sostenible e industria de defensa… Pero no vemos a la Amazonía como esa ilusión de futuro que puede ser.

¿Qué nos falta?

Nos falta lo mismo que nos faltó durante 200 años de vida republicana, una élite con visión y con carácter, capaz de ejecutar las transformaciones que necesita el país. Hoy, ustedes deben asumir que son parte de esa élite, por lo que están llamados a dotarse de visión y construir ese carácter para que podamos, juntos, transformar al país. Eso es posible, aunque a veces la tarea nos parezca demasiado grande. Lo cierto es que está al alcance de nuestras manos.

¿Cómo podríamos los jóvenes construir el carácter que necesita el Perú?

Asumiéndose en serio. A los peruanos nos cuesta mucho, al punto de que hay bastante talento en el país, pero mucho del mismo es desperdiciado. Esto es más notable en el caso de los jóvenes. El hecho de que sean jóvenes no significa que no tengan que asumirse en serio, especialmente, para desempeñar el rol de cada uno en la propia vida.

Por eso, creo que los jóvenes tienen que ser leales a su propia vocación, pero no basta con defenderla; es necesario, también, perfeccionarla. Además, se necesita dialogar, conversar y, por supuesto, tomar partido. Es una forma de defender lo que se piensa el asociarse con quien tiene posturas similares. Llevar adelante nuestras ideas, en conjunto; esa también es una forma de hacer país.Puedes ver el diálogo completo aquí.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
100 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Sin Parámetros
ssinparametross@gmail.com
Entrada anterior Dólar, delirio y dolor
Entrada siguiente ¿Muerte por inanición?: el posible destino del gobierno de Pedro Castillo

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *