Adiós, vaquero

0
457

Martín Vizcarra acaba de ser destituido teniendo una aprobación de 60% por parte de la opinión pública (IEP, 2020). A diferencia de años anteriores, Vizcarra fue el presidente con mayor aceptación popular. Ni Toledo, ni García, ni Humala, ni mucho menos PPK, tuvieron siquiera un nivel de aprobación así de importante. La última encuesta del IEP también ha señalado un elemento que explica las protestas que se han visto desde el día lunes: el 95% no estaba de acuerdo con la vacancia y querían que Vizcarra culmine su mandato. Los que han impulsado esta destitución y han señalado que “el pueblo los apoya” simplemente tienen una posición delirante que no tiene asidero en la realidad. 

¿Esto quiere decir que un presidente inmoral puede perpetuarse en el cargo solo por ser popular? Rotundamente, no. La defensa no se circunscribe a Vizcarra como líder político (que nunca lo fue), si no a lo que ha representado en estos dos años de su gobierno: la reforma política. No es coincidencia que el referéndum propuesto por Vizcarra en el 2018 haya tenido una aprobación arrolladora en las urnas para cambiar tres elementos del status quo: la forma de elegir a los jueces y fiscales (chau CNM, hola JNJ), el financiamiento de los partidos políticos (chau cócteles y plata como cancha) y la reelección de los congresistas (adiós parlamentarios vitalicios).

Explicaciones, por favor

Si queremos entender la salida de Vizcarra en términos prácticos, se tiene que mencionar dos elementos fundamentales que han confluido en esta decisión: el diseño institucional y las acciones de los políticos. En primer lugar, se sabe que los últimos presidentes no han tenido una bancada oficialista en el Congreso que pueda defenderlos de los intentos de vacancia por medio de sus votos. ¿Cuál es la explicación de esto? La respuesta la tiene nuestras normas electorales que imponen dos reglas importantes: 1) la elección de congresistas y de presidentes se da en el mismo proceso electoral (en la primera vuelta) y 2) la obligatoriedad de una segunda vuelta en la elección presidencial si es que el candidato con mayor votación no ha superado el 50% más uno de los votos. Los posibles escenarios se resumen en el siguiente cuadro:

Luego del cierre del Congreso en el 2019, Vizcarra tuvo la oportunidad de presentar una lista congresal para que tenga una bancada oficialista. No lo hizo y con eso reafirmó la debilidad de su permanencia en la presidencia. Si alguien pensó que la representación congresal elegida en el 2020 podía ser menos beligerante con Vizcarra, pues se equivocaron y por mucho.

En segundo lugar, interviene aquí la variable circunstancial, coyuntural o de agencia, es decir, las acciones no solo de los políticos que impulsaron la vacancia, sino también las del propio Vizcarra. Sobre los primeros, se está conociendo los intereses particulares que ha tenido cada bancada para votar por la vacancia. Los negocios de las universidades privadas ligadas a las bancadas que dirigen José Luna Gálvez (dueño de Telesup) y César Acuña (dueño de la Universidad César Vallejo y de la Universidad Señor de Sipán) pueden haber influido en esta decisión, ya que en este nuevo gobierno es posible revertir la denegación del licenciamiento de la Universidad Telesup y permitir la creación de filiales de la Universidad Señor de Sipán (Ojo Público, 2020). Para este fin, se tendría que modificar la Ley Universitaria y debilitar a la SUNEDU de paso. Asimismo, se tiene conocimiento que la bancada de UPP no descarta tramitar el indulto presidencial ante Merino para beneficiar a su líder, Antauro Humala (Correo, 2020). A pesar de que los supuestos del indulto son restrictivos y no aplicarían a los delitos cometidos por Humala, este nuevo Ejecutivo y el Congreso podrían quitar estos supuestos para que proceda este indulto a través de una norma. 

Las posiciones de las otras bancadas que se sumaron a la vacancia como la del Frente Amplio, FREPAP y la de Fuerza Popular se podrían categorizar como “principistas” en el sentido de que su agenda política ha sido consistente. El Frente Amplio siempre ha querido una nueva Constitución, el FREPAP también ha propuesto reformas de corte populista y Fuerza Popular ha reafirmado su convicción de oposición desestabilizadora. ¿Podrían estas bancadas ver satisfecho sus intereses en este nuevo gobierno? Es probable, salvo la propuesta de una nueva Constitución ya que eso abre un escenario en el cual se tendría que elegir a nuevos constituyentes y los congresistas actuales tendrían que irse.

Lo que más preocupa es la posición de la bancada “oficialista”. Acción Popular no fue disciplinada en el voto de la vacancia ya que 4 de sus congresistas votaron en contra de ella. Esto evidencia que esta bancada constituye un conglomerado de intereses particulares impredecible y, por lo tanto, inestable que no sería de utilidad para estabilizar a Merino en el cargo.

Posibles escenarios

El símil de este “nuevo gobierno” con el gobierno de transición de Valentín Paniagua es simplemente antojadizo y, nuevamente, distorsiona la realidad. En el 2000, la podredumbre institucionalizada por Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos se evidenció con la emisión en televisión nacional del primer “vladivideo” que mostró los fajos de dólares que recibían políticos serviles a los intereses del dictador. El dúo que había gobernado por una década, ante las pruebas indiscutibles de sus fechorías, huyó del país. Ante este vacío de poder, Paniagua, con apoyo popular masivo, asumió la presidencia estrictamente para sanear las instituciones del país y para conducir al Perú a un nuevo proceso electoral. ¿Algo de esto se puede esperar con Merino en la presidencia? No hay seguridad de ello.

Por un lado, si Merino pretende gobernar con un gabinete que no tenga presencia de personas asociadas a las bancadas que lo pusieron en el cargo, probablemente su estabilidad será tan o más precaria que la de Vizcarra. A pesar de esto, varios congresistas de Acción Popular, Alianza para el Progreso, UPP, Podemos y otras bancadas han señalado que no van formar parte de este gobierno. De concretarse esto, Merino será el nuevo solitario que no tiene mayoría en el Congreso. ¿Podría detener un pedido de vacancia? La respuesta es bastante evidente. Entonces, tendría que darle a cada bancada lo que quiere si desea mantenerse en el poder. Tener en una misma línea a un grupo de políticos con intereses particulares y disímiles será un reto que él tendrá que enfrentar y no podrá evitar.

El camino que ha tomado Merino es designar como premier a un viejo conocido de la política peruana más tradicional y conservadora, Ántero Flores-Aráoz. Esta decisión buscaría sosegar las críticas que señalan al gobierno de Merino como tributario de los apetitos populistas de las bancadas que lo apoyaron. No obstante, ya se ha señalado sus lazos con la Universidad Telesup (RPP, 2020a). Por lo tanto, esta designación no asegura nada, si se tiene en cuenta además que ha juramentado solo y sin un gabinete. La única convocatoria que ha realizado de manera pública ha sido a Pilar Mazzetti para que continúe en el cargo de ministra de Salud, quien ha declinado la invitación. Si una de las “razones” de la vacancia fue que la gestión de Vizcarra y, por ende, de sus ministros para contener los efectos de la pandemia fue paupérrima, no tiene ningún sentido en absoluto recurrir a una persona que consideras que no ha sido buena gestora pública. ¿Qué es lo que revela esto? Orfandad de aliados políticos fuera del entorno congresal. Mientras tanto, el nivel de incertidumbre económica sigue creciendo y se prevé que las protestas públicas también se incrementaran en los siguientes días (RPP, 2020b; La República, 2020a). 

Por otro lado, se debe mencionar la legalidad y la legitimidad de este nuevo gobierno. No existe una interpretación constitucional clara por parte del Tribunal Constitucional (TC) que señale que la vacancia ha respetado los lineamientos que ofrece nuestra Carta Magna. Los congresistas han interpretado la Constitución de una manera y podrían defender su decisión si eligen nuevos miembros del TC que sean benevolentes con su interpretación. Asimismo, queda claro que, salvo las personas que han apoyado esta vacancia, Merino no tiene legitimidad como presidente. En la comunidad internacional, solamente Paraguay y Uruguay han saludado a Merino como jefe de Estado, y la OEA ha emitido un comunicado en el cual se mantiene a la expectativa de que la transición de gobierno hacia el 2021 se mantenga en los cauces de la democracia. En el plano interno, el gobernador regional de Cajamarca, Mesías Guevara, quien además es presidente de Acción Popular, no ha reconocido a Merino como jefe de Estado y ha señalado que otros gobernadores tendrán una posición similar (La República, 2020b). De forma similar, la gran mayoría de la ciudadanía ha visto esta vacancia como un asalto al poder y la ha calificado incluso como un “golpe de estado”. Tal y cómo sucedió con el cierre del Congreso en el 2019, se prevé que la población castigaría con su voto a las fuerzas políticas que propusieron y consumaron la vacancia de Vizcarra. 

Justamente por estas razones, no es descabellado pensar que el objetivo de estos grupos políticos para votar por la vacancia ha sido copar puestos en la administración pública hasta el 28 de julio del próximo año. Aquí la pregunta cae de madura. Si la gran mayoría de estos grupos políticos tienen a congresistas neófitos y sus allegados no tienen experiencia en la labor ejecutiva de la administración pública, ¿qué tipo de gestión le podrían a ofrecer al Estado? Lo que sí se sabe con certeza, gracias a la saliente ministra de Economía, María Antonieta Alva, es que han puesto la mira en el presupuesto público del 2021 para depredar el erario público con proyectos populistas sin sustento técnico apropiado que beneficien a sus regiones (El Comercio, 2020).

Finalmente se plantean tres escenarios posibles: a) Merino se queda en el poder hasta el 28 de julio de 2021 con el apoyo de las fuerzas políticas que lo llevaron al cargo; b) Merino y el Congreso, a pesar de haber prometido no hacerlo, deciden cambiar las reglas electorales para quedarse en el poder más allá de la fecha establecida; y c) Merino, ante la presión social y la inestabilidad institucional, renuncia y convoca a elecciones inmediatas. Ya que nuestra moneda nacional es la imprevisibilidad y la precariedad política, cualquiera de estos escenarios es factible. Independientemente de cuál sea el desenlace de esta crisis política, es vital que los valores democráticos no sucumban ante la prepotencia de las autoridades que detentan el poder momentáneamente. Si damos el salto hacia la criminalización de la protesta política y a la represión de la libertad de pensamiento, nos acercaremos a ese autoritarismo que nos parecía ya lejano y superado. Esperaremos atentos y vigilantes a los sucesos que se irán desarrollando en estos días.

Referencias:

Correo. (2020, 10 de noviembre). José Vega no descarta pedir indulto para Antauro Humala en el gobierno de Manuel Merino. Recuperado de: https://diariocorreo.pe/politica/antauro-humala-jose-vega-no-descarta-pedir-indulto-para-antauro-humala-en-el-gobierno-de-manuel-merino-noticia/

El Comercio. (2020, 11 de noviembre). Congreso busca incluir 532 obras por más de S/ 5. 000 mlls. al presupuesto 2021, algunas no aptas. Recuperado de: https://elcomercio.pe/economia/peru/presupuesto-publico-2021-congreso-busca-incluir-532-obras-por-mas-de-s5000-mlls-al-presupuesto-2021-algunas-no-aptas-mef-noticia/

Instituto de Estudios Peruanos. (2020). Informe de Opinión Octubre 2020 – Vacancia Presidencial. IEP, Lima.

La República. (2020a, 11 de noviembre). Vacancia presidencia: Los primeros golpes que sufre la economía peruana tras la decisión del Congreso. Recuperado de: https://rpp.pe/economia/economia/los-primeros-golpes-que-sufre-la-economia-peruana-tras-la-vacancia-presidencial-martin-vizcarra-manuel-merino-mef-noticia-1303555

La República. (2020b, 9 de noviembre). Guevara: “Un gran sector de gobernadores no reconocerá a Merino como presidente”. Recuperado de: https://larepublica.pe/politica/2020/11/09/guevara-un-gran-sector-de-gobernadores-no-reconocera-a-merino-como-presidente/

Ojo Público. (2020, 10 de noviembre). Congreso acelera debate de seis proyectos que amenazan la reforma universitaria. Recuperado de: https://ojo-publico.com/2230/comision-de-educacion-debate-proyectos-contra-la-reforma-universitaria

RPP. (2020a, 11 de noviembre). Convocan a marcha nacional contra Manuel Merino para este jueves 12. Recuperado de: https://larepublica.pe/sociedad/2020/11/11/convocan-a-marcha-nacional-contra-manuel-merino-para-este-jueves/

RPP. (2020b, 10 de noviembre). Estudio de abogados de Flores-Aráoz defiende a Telesup, universidad con licencia denegada. Recuperado de: https://rpp.pe/politica/gobierno/estudio-de-abogados-de-flores-araoz-defiende-a-telesup-universidad-con-licencia-denegada-noticia-1303660

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here