“¡Desinforma y vencerás!”

0
186

Editado por Pía Noblecilla

Tras 200 días de haberse decretado el Estado de Emergencia en el Perú, nuestro país y el “maravilloso” gobierno de Vizcarra siguen rompiendo récords en el mundo. Hoy podemos gritar —claro que sin orgullo— que somos “tetracampeones mundiales” de la coyuntura pandémica. A pesar de que en el futbol no hemos tenido muchos logros internacionales en nuestra historia, en el vóley hace mucho que dejamos de tenerlos y en el básquet siempre hemos sido unos totales desconocidos. Hoy, “la selección peruana de incompetencia”, conformada por el presidente Martín Vizcarra, el premier Martos y su gabinete ministerial están dando que hablar en todo el mundo, pues han llevado al Perú a posicionarse en los primeros lugares del mundo en diversos rankings relacionados al manejo de la pandemia.

En primer lugar, al día de hoy, ocupamos el primer puesto del mundo en letalidad; según los registros de la OMS, somos el país con mayor cantidad de muertes por millón de habitantes.(Gestión, 2020) 

En segundo lugar, de acuerdo con un estudio realizado por Bloomberg (2020), somos el país más golpeado económicamente en todo mundo, tras haber registrado una dura caída del 30,2% de nuestro PBI en el segundo trimestre del presente año.

En tercer lugar, acorde a las estadísticas presentadas por la Cámara de comercio de Santiago de Chile (CCS), Perú es el país que más porcentaje de empleos ha perdido (39%) entre marzo y julio de este año. (Gestión, 2020)

Finalmente, en cuarto lugar, de acuerdo con estudios realizados por The New York Times (2020), somos el país con mayor exceso de muertes en todo el mundo. Es decir, si comparamos la data oficial de defunciones publicada por el Ministerio de Salud (MINSA) y la data oficial publicada por el Sistema Informático Nacional de Defunciones (SINADEF), existen cerca de 40,000 defunciones que aún el gobierno no ha sabido explicar y simplemente no han sido contabilizadas.

Aunque suene terrible e inverosímil, estos tristes resultados simplemente reflejan que ni una sola estrategia, plan y medida establecida por el gobierno, en la lucha contra el coronavirus, ha logrado el efecto esperado. Lo ineficientes y hasta contraproducentes que han sido las disposiciones estatales nos han llevado a lamentar, al día de hoy, cerca de 80,000 vidas (según cifras del SINADEF) y a encarar la peor crisis económica de los últimos 100 años. Si al menos una de las medidas gubernamentales hubiera sido acertada, créanme que hoy no nos encontraríamos en esta dramática situación, pues tal y como afirma el economista Carlos Parodi, el Perú —gracias a sus 30 años de crecimiento macroeconómico sostenido— era un país que contaba con grandes recursos económicos como para poder enfrentar satisfactoriamente esta pandemia, es por ello que no tiene lógica alguna que hoy tengamos los peores índices del mundo. Es evidente que muchas de las decisiones populistas tomadas se dieron sin previo estudio poblacional, sociocultural y estatal, y ahora sufrimos las consecuencias. Ejemplos de ello fueron la fallida (y hasta cierto punto innecesaria) entrega de bonos, el “pico y placa de género” y forzar desesperadamente las fases de la reactivación económica pese a no ir de la mano con las estrategias sanitarias planteadas.   

Sin embargo, lo inédito de todo esto es que, pese a las reiteradas mentiras, notoria incapacidad y promesas incumplidas por parte del gobierno, hay mucha gente —sobre todo en Lima— que sigue creyendo y apostando por Vizcarra y compañía. La pregunta es ¿Por qué?

Es un hecho que el gobierno de Vizcarra tiene los peores resultados del mundo desde lo sanitario hasta lo económico. Desde el día en el que Vizcarra anunció que ya se había llegado a una supuesta “meseta” (la cual recién existió 5 meses después) empezó descaradamente a hacer de la mentira un recurso totalmente usual en sus entrevistas y mensajes a la nación, llegando al punto de contradecirse muchas veces. Desde el inicio de la pandemia, fueron poco a poco saliendo a la luz una infinidad de actos de corrupción y nepotismo por parte de este gobierno autodenominado como el “Luchador contra la corrupción”, entre los que resaltó el vergonzoso caso ´Swing´. Hasta el día de hoy no se conoce ni una sola promesa que el presidente haya cumplido, como por ejemplo el indignante caso de las tablets para los escolares de zonas rurales, las cuales nunca llegaron y ha generado que millones de niños pierdan todo el año escolar o como, el caso de las 2000 camas UCI prometidas para Julio, las cuales se quedaron en 1300 (y eso que la gran mayoría de ellas fueron adquiridas por medio de aportes del sector privado). Asimismo, Vizcarra es un pésimo orador, en ninguno de sus largos mensajes a la nación ha sido concreto, es una persona incapaz de transmitir una idea de manera eficiente y usualmente confunde más de lo que aclara (un lujo que no se puede dar en tiempos de pandemia). Entonces, pese a todo esto, uno se pregunta ¿Cómo es que aún puede existir una gran cantidad de peruanos que lo siga apoyando?

La respuesta es clara: Desinformación. 

El nivel de desinformación existente el Perú es muy preocupante. La gran mayoría de medios de prensa peruanos no informan lo que realmente ocurre en el país. Se han encargado de crear una campaña mediática en la que se busca culpar al ciudadano de a pie por los pésimos resultados pandémicos obtenidos y de esta forma deslindar cualquier tipo de responsabilidad por parte del gobierno. Un claro ejemplo de ello es que, durante las primeras semanas de cuarentena, canales como Latina, América TV, Canal N, ATV y RPP en vez de criticar e investigar a fondo la verdadera razón por la cual el gobierno NO estaba comprando las pruebas moleculares, ridículamente se dedicaban todo el día a buscar y a grabar a aquellas personas que ejercían el uso de su libertad e incumplían la absurda cuarentena draconiana establecida o a aquellas que no respetaban el distanciamiento social. 

Mientras que algunos canales como Willax transmitían los paros y protestas que realizaban los médicos del estado (justamente por el desamparo del gobierno y la escasez de equipamiento), los demás medios de comunicación criticaban todo el día al nefasto congreso.

Mientras algunos intrépidos diarios como El Expreso realizaban reportajes e informes sobre la verdadera situación de colapso en los hospitales, otros periódicos analizaban la aprobación del presidente en las encuestas y no desmentían la farsa que había inventado el gobierno sobre la supuesta “meseta” y la disponibilidad de camas UCI.

Mientras que la prensa internacional, estudios de prestigiosas universidades extranjeras y expertos en el tema aseguraban que Perú era el país con mayor exceso de muertes en todo el mundo y que el gobierno mentía sistemática y descaradamente respecto a las cifras que mostraba a través del MINSA, estos canales de televisión analizaban mañana, tarde y noche una vergonzosa e inoportuna crisis política (originada por el propio Vizcarra), la cual debió permanecer siempre en un segundo plano por la coyuntura sanitaria que vivimos.

Mientras economistas de la talla de Gonzales Izquierdo y Carlos Adrianzen (en entrevistas con Milagros Leiva) advertían sobre la severa recesión económica a la que ya nos enfrentábamos, estos medios de prensa resaltaban la llegada de las vacunas de prueba como si fueran oficiales, desinformando completamente a la opinión pública. Pues, hasta el día de hoy no existe vacuna oficial contra la Covid-19 en el mundo, son solo pruebas.

Finalmente, Panorama ha sido el único valeroso programa dominical que —domingo a domingo— fue desenmascarando la corrupción y nepotismo de este gobierno y mientras daba a conocer a todo el Perú los audios del caso ´Swing´, los demás programas dominicales llevaban a cabo reportajes francamente irrelevantes para la coyuntura en la que vivimos, sin importar las miles de muertes que sigue causando la ineptitud y corrupción de este gobierno.

Y como una imagen dice más que mil palabras, aquí les dejo una que no puede explicar mejor lo que sucede realmente en el país. Entonces, ya saben futuros candidatos y Señores Presidentes del Perú, si buscan el respaldo de la población, NO inviertan el presupuesto estatal en hospitales, colegios o buenas carreteras, inviértanlo en los medios de comunicación, seguramente ellos sabrán que hacer. Mantengan a la población ignorante y desinformada, solo así, por más incompetente que sean, tendrán el apoyo popular.

Bibliografía

Bloomberg. (20 de Agosto de 2020). Peru Leads Global Economic Crash With 30.2% Quarterly Drop. https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-08-20/peru-leads-regional-economic-crash-with-30-2-quarterly-drop#:~:text=Peru’s%20economy%20collapsed%20at%20a,country’s%20statistics%20agency%20said%20Thursday.

Gestión. (26 de agosto de 2020). Perú pasa a ser el país con la mayor mortalidad del mundo por el COVID-19. https://gestion.pe/peru/peru-pasa-a-ser-el-pais-con-la-mayor-mortalidad-del-mundo-por-la-covid-19-noticia/?outputType=amp

Gestión. (14 de septiembre de 2020). Perú, Costa Rica y Chile, los países con más empleo perdido por la pandemia. https://gestion.pe/mundo/internacional/peru-costa-rica-y-chile-los-paises-con-mas-empleo-perdido-por-la-pandemia-noticia/

The New York. 364,000 Missing Deaths: Tracking the True Toll of the Coronavirus Outbreak. (16 de octubre de 2020).  https://www.nytimes.com/interactive/2020/04/21/world/coronavirus-missing-deaths.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here