“¡La culpa es de la gente!”

0
386

Escrito por Joaquín Vargas. Editado por Andrea Chumpitazi.

Al cabo de ya casi 190 días de haberse decretado el Estado de Emergencia en el Perú y aproximadamente 10 meses después de haberse presentado los primeros casos de Covid-19 en el mundo, nuestro país, del que tanto nos enorgullecimos por nuestros 30 años de crecimiento económico sostenido, hoy atraviesa un duro momento y un panorama totalmente incierto. Después de haber transcurrido medio año desde que se presentó el primer caso de coronavirus en el Perú y casi 7 meses después de haberse presentado el primer caso en toda Latinoamérica, las estadísticas muestran que el Perú ha sido, lejanamente, el país más golpeado en toda la región por la pandemia y tanto económica como sanitariamente hemos tenido la peor respuesta a nivel mundial (Expreso,2020).

Sorprendentemente, medios de prensa oficialistas y una gran de cantidad de peruanos, incluyendo al presidente de la república, han señalado a la población como la responsable de la crítica situación que atravesamos. Argumentan que la falta de disciplina social, la falta de empatía y la irresponsabilidad ciudadana han generado que el virus se propague rápidamente por el país y que, como consecuencia, tanto los contagios como defunciones por coronavirus en el Perú hayan alcanzado los preocupantes niveles que hoy vivimos. A todo esto, nos preguntamos ¿Qué tan verídica es esta posición?

No es para nada un secreto que, a pesar de nuestra prosperidad económica durante las últimas 3 décadas, la educación, la cultura y el civismo en el Perú siguen siendo aspectos que han sido, de cierta manera, olvidados por nuestras autoridades. Es más, hace algunos meses, en mi artículo “La lucha entre los que más tienen y menos poseen” para Sin Parámetros, expuse lo atrasados que nos encontramos en materia educativa en comparación con los demás países de nuestra región, un tema sumamente preocupante. Cabe recalcar que cuando hablamos de educación no solo nos referimos a un grado académico, sino que también nos referimos al grado de ignorancia, el nivel de desinformación, el civismo, modales, cultura, principios y valores de un individuo. Por lo que, evidentemente, es razonable pensar que la posición del presidente de la república y demás peruanos no es tan descabellada y ha contribuido, de cierta manera, a que la situación se agrave. Sin embargo, ¿fue realmente esta la causa “principal” de nuestro fracaso sanitario y económico durante la pandemia?

Evidentemente no. Es realmente ilógico pensar que la población pueda ser la culpable del gran fracaso sanitario y tremenda crisis económica que hoy nos aqueja. Así como en el fútbol, la mayor responsabilidad de los resultados de un equipo depende del eficiente trabajo de los entrenadores y cuerpo técnico; la responsabilidad del éxito o el fracaso de un país recae sobre sus autoridades. Al margen de la conducta y el civismo de la población, quienes finalmente se encargan de la toma de decisiones en función de la mejora del país son las autoridades, y si bien, en esta coyuntura, un adecuado comportamiento de toda nuestra población pudo haber contribuido mínimamente en la mejora de la situación, el gobierno es quien debió llevar a cabo un rol protagónico y gestionar de la mejor manera posible esta crisis sanitaria. A juzgar por los pésimos resultados que tenemos como país, es evidente que el gobierno no fue para nada eficiente durante esta pandemia. 

En primer lugar, populistamente, el gobierno inventó una falsa dicotomía entre salud y economía. Sobre todo, en redes sociales leía que medios oficialistas y partidarios del gobierno hacían constantes publicaciones aplaudiendo, ignorantemente, una descarriada posición del gobierno: Anteponer la salud sobre la economía. De hecho, esta ofuscación (generada por el populismo que caracteriza a nuestro “queridísimo” presidente Martín Vizcarra) fue el inicio de todo este fracaso nacional y que lamentablemente, hasta el día de hoy, se ha llevado consigo más de 70,000 vidas. La salud y la economía son dos ámbitos que desde un inicio debieron ir de la mano, pues sin salud no hay economía y sin economía no hay salud. Pretender que la cuarentena sería la solución y que para ello el estricto confinamiento debía ser necesario fue una idea realmente absurda, carente de cualquier sentido lógico.

Tal y como afirma el economista Carlos Parodi (2020), en ninguna parte del mundo una cuarentena detendría la propagación del virus. La finalidad de esta era aplazar al máximo el disparo de contagios y así ganar tiempo para planificar una excelente estrategia (en función a las particulares características socioculturales, poblacionales y estatales del país), así como adquirir todo el equipamiento necesario para enfrentar eficientemente a la pandemia. Aquí en Perú, el gobierno no hizo ni una ni otra. Es claro que nunca hubo ningún estudio social ni poblacional por parte del gobierno a la hora de tomar decisiones, ejemplo de ello es la clara exclusión del sector informal de nuestro país (que representa nada más ni nada menos que un 70% de nuestra PEA) en las medidas económicas y sanitarias planteadas.

Así como en sus ya usuales conferencias de prensa al medio día, actualmente, Vizcarra demuestra indirectamente que la única estrategia que tiene su gobierno de cara al futuro es esperar la vacuna, es claro que al inicio de la pandemia la única estrategia que tuvo en mente fue encerrarnos a todos y así supuestamente “contener” la propagación del virus, sin prever las terribles consecuencias económicas que esto podría traer y que finalmente trajo. Se aíslo a las personas, pero no al virus; no se rastreó a los posibles infectados y pese a tener los recursos económicos necesarios, no se compró la cantidad ni la calidad necesaria de equipamiento médico para combatir a la pandemia. Simplemente se perdió tiempo y se tiró abajo la economía de todo un país. 

Asimismo, lo que considero, es que el error más grande de este gobierno en la lucha contra el coronavirus fue y sigue siendo la compra de pruebas rápidas en lugar de pruebas moleculares.

Al igual que para muchos compatriotas y especialistas en el tema, me sigue resultando tremendamente difícil comprender por qué el gobierno no compró en el debido momento las pruebas moleculares que tanto necesitábamos. De acuerdo con el reconocido biólogo molecular, Ernesto Bustamante (2020), para marzo, en Perú y en todo el mundo, ya se conocía la ineficiencia de las pruebas rápidas (arrojan falsos negativos), por ende, ya no eran aceptadas en ninguna parte del mundo. Aun así, Perú fue y sigue siendo el único país en todo el mundo que le sigue dando prioridad a estas. Bajo ningún argumento científico ni evidencia alguna, increíblemente, se utilizó a la prueba rápida como “equivalente” a la PCR y ello, hoy, nos ha llevado a ser el país con mayor cantidad de muertos por millón de habitantes en todo el mundo. Existen millones de casos de peruanos asintomáticos que fueron testeados con la prueba rápida y pese a estar infectados dieron “negativo” en dichas pruebas, convirtiéndose así automáticamente no solo en potenciales víctimas mortales del virus, sino que también en potenciales propagadores de este, sin tener idea alguna de su verdadero estado de salud.

Por último, necia y empecinadamente, el gobierno sigue tropezando con la misma piedra desde hace ya 5 meses: Publicación de cifras falsas y toma de decisiones en base a estas. Torpemente, en su afán de demostrar un supuesto “buen trabajo, pese a las limitaciones estatales y poblacionales del Perú”, el gobierno en coordinación con el MINSA, le ha mentido sistemáticamente al país en cuanto a las verdaderas cifras de contagios y defunciones, y lo peor de todo es que se ha creído sus propias mentiras para justificar la reactivación económica en el país y así tomar diversas medidas.

Según el MINSA, al día de hoy han fallecido poco más de 30,000 peruanos por la Covid-19. Sin embargo, esto ha sido desmentido por un sinnúmero de organismos, expertos y medios de prensa nacionales e internacionales.

De acuerdo a los registros del SINADEF, en el Perú hoy habría cerca de 70,000 muertes por coronavirus, ya que existe un exceso de más de 30,000 muertes que el gobierno no ha podido aún explicar. En contraste con cifras de defunciones de años anteriores, medios de prensa internacionales de la talla del New York Times, demuestran que el Perú, desde el inicio de la pandemia, es el país con mayor cantidad de exceso de muertes a nivel mundial. Los fallecimientos se han elevado 117% a nivel nacional respecto a los últimos 2 años y se cuadruplicaron en Lima y el Callao (Gestión, 2020). Si en Lima morían antes de la pandemia entre 2,500 y 3,000 personas al mes, la covid.19 y la pésima gestión gubernamental han generado que mueran entre 11,000 y 12,000 personas al mes durante tres meses seguidos (mayo, junio y julio) y lamentablemente esta tendencia sigue en ascenso. 

Justamente por no haber realizado el debido rastreo en su momento y haberles dado prioridad a las ineficientes pruebas rápidas, es que en cuanto a contagios estamos aún peor. El viceministro de Salud Pública, Luis Suárez Ognio, confesó que se estima que en el Perú haya por lo menos 7 millones de casos confirmados de coronavirus. Esto después que un estudio determinara que el 25% de la población de Lima y Callao tiene anticuerpos, dejando en evidencia que aproximadamente 2.5 millones de limeños puedan haber estado infectados en algún momento (El comercio,2020).

Aun así, muy irresponsablemente, sin saber ni donde estaba parado, a mediados de mayo nuestro honorable y muy honesto presidente de la república, Martin Vizcarra, salió a decir victoriosamente en una de sus conferencias de prensa que ya se había llegado a la meseta de contagios. Sin embargo, ni siquiera hoy, después de 4 meses de haber expresado semejante ridiculez, los especialistas en el tema confirman que se haya llegado a una meseta y más bien manifiestan que aún falta mucho camino por recorrer.

Ahora, me pregunto: 

¿Haberle dado prioridad a la compra de pruebas rápidas en vez de pruebas moleculares es culpa de los ciudadanos?¿Es la falta de prevención sobre la escasez de oxígeno responsabilidad de los ciudadanos?¿Son también responsables los ciudadanos de la compra de un deplorable equipo médico (mascarillas, guantes, protección) para los médicos y trabajadores de hospitales regionales?¿Es causante el pueblo peruano de las demoras e ineptitudes en las insuficientes compras de ventiladores y camas UCI por parte del gobierno (que el sector privado si lo pudo hacer rápidamente)?. Finalmente, ¿Es responsabilidad de los peruanos las imprudentes publicaciones de cifras totalmente falsas y toma de decisiones importantes en base a estas?

A estas alturas, seguir creyendo en el endeble argumento del gobierno sobre que la “irresponsabilidad ciudadana” ha sido la causa principal de este fracaso nacional, es muestra de desinformación y es un claro ejemplo de la tremenda manipulación mediática existente en el país. Pero no te olvides de repetir que ¡La culpa es de la gente!

Bibliografía 

Bustamante, E. [@ErnesBustamante]. (12 de septiembre de 2020). La punta del iceberg es lo que se detecta con pruebas (mal o bien con PR o PM), que Perú subregistra…[Tweet]. Twitter. https://twitter.com/ErnesBustamante/status/1304839672632311809 

El comercio. (06 de septiembre de 2020). Minsa estima que más de 7 millones de peruanos habrían estado contagiados de COVID-19. https://elcomercio.pe/lima/sucesos/coronavirus-peru-minsa-estima-que-mas-de-7-millones-de-personas-habrian-estado-contagiadas-de-covid-19-luis-suarez-nndc-noticia/?ref=ecr

Expreso. (21 de agosto de 2020). Bloomberg: Perú es el país más afectado económicamente por Covid-19 a nivel mundial. https://www.expreso.com.pe/economia/bloomberg-peru-pais-afectado-economicamente-covid-19-a-nivel-mundial/

Gestión. (21 de agosto de 2020). Con 63,000 fallecidos, Perú apunta a récord mundial de mortalidad en pandemia.https://gestion.pe/peru/con-63000-fallecidos-peru-apunta-a-record-mundial-de-mortalidad-en-pandemia-noticia/?ref=gesr

Valentín, L y Serrano, A. y Cabral, E. y Huamán G. (09 de agosto de 2020). El riesgo de falsos negativos: Perú y Puerto Rico optaron por pruebas rápidas antes que moleculares. Ojo Público. https://ojo-publico.com/2005/el-riesgo-de-falsos-negativos-de-las-pruebas-rapidas-en-peru

Parodi, C. [@CParodiT]. (28 de agosto de 2020). ¿Qué tienen en común aquellos países que han recuperado su economía? Si revisamos en el mundo a países tan distintos como China… [Tweet]. Twitter. https://twitter.com/CParodiT/status/1299361622218231809

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here