Un país adicto a las crisis

0
98

Escrito por Gianmarco Vargas. Editado por Raisa Escudero.

Creo que, desde hace ya tiempo, nuestra política no ha estado exenta de escándalos y crisis que han mermado mucho en cómo los ciudadanos ven a quienes deberían representarlos como las personas quienes legislan, o trabajan para hacer crecer a nuestro país, lamentablemente esta década que se está acabando no será recordada precisamente por ser una época pacífica, sino más bien, todo lo contrario.

Esta no es una pelea de héroes y villanos, ni de blanco o negro, en política se suele ver todo como una escala de grises, donde una minoría ruidosa puede verse como el hegemónico, o donde una mayoría oculta sale a relucir su artillería en búsqueda de réditos políticos, en lugar de buscar un bien común.

Especialmente desde el añ 2016, nuestro país ha sentido una época en donde si bien la conductividad nos permitió saber y conocer más sobre los actos que cometían los principales poderes del estado, demostró, una vez más, que siempre se puede empeorar.

Llamar a la reflexión y a la unidad, a estas alturas del partido es utópico, especialmente en una sociedad como la peruana, en donde los ejes políticos se están radicalizando aún más, el populismo agarra más fuerza, y parece que el sentido común y la tolerancia brillan por su ausencia.

¿Cuándo será el día en que por fin veamos a un congreso que realmente discuta el derogar leyes que dificultan el progreso el país?, ¿cuándo los veremos promulgando leyes para facilitar la disminución de la pobreza y mejorar la educación?

Citando al actual gobernador de Cajamarca, Mesías Guevara Amasifuén: “Qué difícil es escuchar a los políticos hablar sobre: innovación, inteligencia artificial, blockchain, big data, Smart cities, internet de las cosas, realidad aumentada, transformación digital, ciberseguridad, Fintech, biotech, etcétera. Algún día ocurrirá”. Y es que, cómo no soñar en eso, mientras tanto tenemos congresistas que preguntan de quién es la plata del BCRP, o que no se molestan en lanzar propuestas como sacar el 100% de las AFP, sin saber el cataclismo económico que podrían provocar. 

Hoy, mientras escribía estas líneas salió un nuevo escándalo que compromete al jefe de estado con el caso Richard Swing, lejos de estar a favor o en contra, resulta indignante no sólo que estas cosas se discutan, que el propio presidente de la República esté involucrado aparentemente en un caso de tráfico de cargos dentro del estado, sino que mientras los políticos se pelean por tonterías, a día de hoy, según datos del MINSA más de 30mil peruanos han fallecido a causa de la pandemia, innumerables negocios han quebrado, miles de estudiantes se han quedado sin estudiar, y muchas personas que ya habían salido de la pobreza, retornaron a esa lamentable clase social que lastra aún más la capacidad del Perú de poder despegar como la gran potencia que se siente.

No en vano, en redes sociales se piensa que nuestros países no tienen solución, que los políticos siempre pelean por tonterías, dificultan el avance y el desarrollo, y es que un pueblo pobre y poco educado, es fácil de manipular.

En fin, si bien es cierto que dicen que no hay mal que dure 100 años, cabría pensar en cuánto nos falta para salir de este espiral de crisis políticas y desestabilización social, solo el tiempo lo dirá.

Quisiera cerrar esta breve reflexión con una frase de un youtuber que sigo muchísimo, DrossRotzank, quien dice en uno de sus videos «los políticos no son la causa de todos los problemas, sino la consecuencia de estas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here