El resurgimiento de las ollas comunes: cuando juntarse con familiares y conocidos para comer no es motivo de celebración

0
175

Escrito por Alexandra Brun Coronado. Editado por María Pía Noblecilla.

“Tu estómago te empieza a doler, a gruñirte y luego a hablarte”

Esta es la descripción que Estéfany Aquiño de 11 años hace del hambre, una sensación que experimentó por primera vez en el mes de abril (Chicago Tribune, 2020).

¿Qué se siente pasar hambre? Afortunadamente, muchos no hemos tenido que tan siquiera plantearnos esta pregunta puesto que, de alguna manera, siempre hemos tenido algo que llevarnos a la boca. Desgraciadamente, es un hecho que ese vacío en el estómago llamado hambre siempre ha existido en nuestro país (y naturalmente, también en todo el mundo); sin embargo, ha sido a causa de la desastrosa crisis que vive nuestro país, que miles de niños como Estéfany han pasado a conocer qué se siente estar hambriento.

«En mi casa ya no tengo nada que comer”, señala Clara Arango quien fue despedida debido a la cuarentena y tiene dos hijas a las que alimentar (Gestión, 2020). Esta es la situación a la que miles de peruanos se debieron de enfrentar tras la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus. Sin beneficios por desempleo y sin posibilidades de trabajar desde casa, un sinnúmero de peruanos ha agotado todos sus recursos y han tenido que organizarse para, de alguna formar, consumir alimentos. 

“Madres solteras, niños, personas indigentes, entre otras personas en situación de vulnerabilidad por la pandemia vienen a servirse un plato de comida que de corazón nosotros preparamos, algunos llevan dos o tres para sus familiares”, cuenta Edith Candro vecina de la urbanización Amadeo Repeto en Cusco (El Comercio, 2020). ¿Cómo funcionan las ollas comunes? A diferencia de los conocidos comedores populares, las ollas comunes son enteramente organizadas por una comunidad sin la intervención de un organismo del Estado.  Su dinámica no es complicada, principalmente las vecinas de una comunidad se organizan para comprar víveres y hacer una comida (puede ser desayuno o almuerzo) para la mayor cantidad posible de personas, inclusive si no has aportado para los insumos puedes acceder a un plato de comida caliente, ya que el objetivo es alimentar a la mayor cantidad de gente posible. 

Como señala Cecilia Blondet – investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) – en su columna para el diario La República, los orígenes de las ollas comunes se pueden rastrear desde muchos años atrás. Específicamente en el Perú, esta forma de organización social fue la que dio forma a los famosos comedores populares de la década de los 80 y principios de los 90. Cuando comenzaron las huelgas en la década del 70, las esposas de obreros, campesinos y maestros se reunían durante los paros para proveer alimento para las familias. Poco a poco, y conforme la crisis económica y social se agravaba, las ollas comunes sirvieron como base para la conformación de los comedores populares de los años siguientes. A diferencia de estos últimos, las ollas comunes son enteramente organizadas por una comunidad sin la intervención de un organismo del Estado y su único objetivo es proveer alimento; por el contrario, los comedores populares también sirven como escuelas de formación para las mujeres, puesto que las capacitan y pueden aprender nuevos oficios. Conforme la situación de nuestro país fue mejorando, estas organizaciones por la subsistencia fueron desapareciendo.

Sin embargo, hoy, más de veinte años después, han resurgido con fuerza. De acuerdo con el registro actual de TECHO Perú, en 52 comunidades de Lima y Callao se reportan 24 162 personas que no están logrando alimentarse de manera adecuada, lo cual ha llevado a que 1 de cada 3 familias de San Juan de Miraflores, Ventanilla y Pachacamac recurran a las ollas comunes para cubrir su desabastecimiento alimenticio (Zoom empresarial, 2020).

Como señala Pamela Hartley Pinto – asesora técnica en Gobernanza y Defensa Política – en un artículo para el International Institute for Environment and Development (IIED), las ollas comunes de vez en cuando también aparecen en tiempos de estabilidad económica, solo que para comunidades específicas y durante periodos cortos (ante terremotos o inundaciones, por ejemplo) y no como un método de sobrevivencia masivo que se propaga rápidamente y sin fechas próximas de desaparición. Entonces, ¿por qué es tan impactante su resurgimiento?, su reaparición es alarmante, porque las ollas comunes como estrategia de sobrevivencia no se habían visto desde los años ochenta y noventa, donde la inflación anual alcanzaba el 7000% y se vivía en completo miedo e incertidumbre por el Conflicto Armado Interno. 

Sin embargo, en toda circunstancia adversa siempre hay que tratar de ver el lado positivo. Por ende, se puede decir que a pesar del lamentable motivo por el que surgen, esta forma de iniciativa es uno de los mejores ejemplos de planeamiento y organización para la sobrevivencia comunitaria, demostrándonos que incluso en tiempos difíciles la solidaridad y la resiliencia todavía están presentes. Sin embargo, los recursos, EVIDENTEMENTE, son escasos, lo cual lleva a que incluso la existencia de estas ollas comunes esté en peligro porque muchas veces ni siquiera se puede costear los insumos para la preparación de alimentos; además, conforme se agrava la crisis, el número de personas con necesidades aumenta. Por este motivo, instituciones religiosas, municipalidades, empresas privadas y ONG’s promueven la donación de víveres para seguir manteniendo el fundamental objetivo de esta iniciativa: alimentar a los vulnerables. 

En conclusión, el resurgimiento de las ollas comunes en nuestro país es un hecho para no creérselo, ¿cómo es posible que nuestro país haya manejado esta crisis tan mal como para volver a ver y vivir situaciones de uno de los periodos más duros y negros de nuestra historia? Es cierto, una pandemia trae como consecuencia lamentables pérdidas humanas por cuestiones de salud y una crisis económica por el freno de la actividad económica, pero no necesariamente implica lo que puede calificarse como una crisis alimentaria en un país en el que los alimentos e insumos no faltan. Definitivamente las cosas están muy mal en el Perú, los que sí tenemos la fortuna de no pasar hambre agradezcamos, porque en estos momentos hay miles, si no cientos de miles de peruanos que ya experimentan el terrible miedo al hambre. 

Referencias

Blondet, C. (2020, 2 julio). [COLUMNA] Una cruzada contra el hambre, por Cecilia Blondet. Instituto de Estudios Peruanos (IEP). https://iep.org.pe/noticias/columna-una-cruzada-contra-el-hambre-por-cecilia-blondet/

Briceño, F., & Associated Press Spanish. (2020, 19 junio). Ollas comunitarias regresan para contener el hambre en Perú. Chicago Tribune. https://www.chicagotribune.com/espanol/sns-es-coronavirus-ollas-comunitarias-para-contene-el-hambre-peru-20200619-jl7n6duku5ae5cn2hr3gcedppa-story.html

Hartley Pinto, P. (2020, 7 agosto). Lima’s community-organised soup kitchens are a lifeline during COVID-19. International Institute for Environment and Development (IIED). https://www.iied.org/limas-community-organised-soup-kitchens-are-lifeline-during-covid-19

La República. (2020, 25 julio). Adopta una olla: la campaña que busca recolectar víveres para sostener ollas comunes. APNoticias. https://www.apnoticias.pe/peru/larepublica-pe/adopta-una-olla-la-campana-que-busca-recolectar-viveres-para-sostener-ollas-comunes-7726

Ollas comunitarias regresan para contener el hambre en Perú. (2020, 18 junio). Gestión. https://gestion.pe/peru/ollas-comunitarias-regresan-para-contener-el-hambre-en-peru-noticia/?ref=gesr

Techo Perú lanza el proyecto “Ollas Solidarias”. (2020, 10 junio). Zoom Empresarial. https://zoomempresarial.pe/2020/06/10/techo-peru-lanza-el-proyecto-ollas-solidarias/

Valdivia, M. (2020, 20 mayo). Coronavirus en Perú: vecinos preparan ollas comunes para más de 130 personas vulnerables en Cusco. El Comercio. https://elcomercio.pe/peru/cusco/coronavirus-en-peru-vecinos-preparan-ollas-comunes-para-mas-de-130-personas-vulnerables-en-cusco-noticia/?ref=ecr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here