0 0
Read Time:9 Minute, 58 Second

Escrito por Camila Maquiña. Editado por Andrea Chumpitazi

Como muchos saben, junio es el mes del Orgullo LGTBIQ+ en cual se suelen llevar diferentes actividades culturales (desfiles, eventos, marchas) como parte de la expresión de la lucha por la igualdad en todo el mundo; sin embargo, este año muchos de estos han sido cancelados debido a la situación pandémica. A pesar de esto, las organizaciones, colectivos, ciudadanos y demás no han dejado de mostrar su apoyo a la comunidad a través de posts informativos que fomentan respeto y concientización. 

La conmemoración del Día Internacional del Orgullo LGTBIQ+ (28 de junio) tuvo su origen en Manhattan, en específico, en la zona de Greenwich, la cual era conocida por ser un barrio icónico de la comunidad gay. Durante la noche del 28 de junio de 1969 se dio una redada policial en uno de los bares más conocidos de la zona (Stonewall Inn), en la cual miembros de la comunidad se enfrentaron a ellos por primera vez y, de esta manera, 150 personas resultaron heridas. A partir de la prevalencia de conflictos, se organizó el el Gay Liberation Front y el Gay Activist Alliance, quienes realizaron la primera marcha de orgullo gay un año después teniendo como objetivo liberar a la sociedad de un rol de género (El País, 2019).

Alcanzar nuestro objetivo puede llevar años quizá décadas debemos erradicar la idea de que la homosexualidad es mala enferma o inmoral y desarrollar un Orgullo Gay. El objetivo es salir de la experiencia permitida por la sociedad recta, y aprender amar y confiar unos en otros”.

En el contexto peruano, tal como expresa la cita, han pasado décadas, donde la censura y abusos a la comunidad prevalecen a través de la discriminación y estigmatización sistemática debido a la orientación sexual e identidad de género. Bajo este marco y la ausencia de un sistema normativo concreto a su favor, se ha generado la afectación de sus derechos fundamentales a la vida, integridad, identidad, salud, trabajo, educación, entre otros. Por ejemplo, el cuerpo normativo nacional no cuenta dictámenes específicos que protejan a la población LGTBIQ+ de la discriminación laboral. Lamentablemente, esta exposición a un posible maltrato conlleva que estas personas mantengan en secreto su orientación sexual, lo cual puede provocar angustia en el trabajador y, así afectar su productividad y generar el despido del trabajador (Gestión, 2019).

Esta situación motiva a que se le dé una mayor relevancia a este tópico debido a que aún hay mucho que se puede hacer para generar una sociedad no sólo tolerante, sino una sociedad conformada por ciudadanos que respeten y fomenten el respeto. De esta manera, la lucha contra el fomento de odio, el cual se puede englobar en una palabra – homofobia – es primordial para la construcción de una base sólida en la busca de igualdad y protección. Esta puede verse un poco camuflada en grupos conservadores que incentivan a la desinformación (Con mis hijos no te metas), comentarios del día a día basados en estereotipos despectivos, memes con cierto humor negro; como también, se pueden reflejar expresamente en el abuso e insultos de agentes de autoridad, o a través de los medios de comunicación como los videos que circulan en las redes sociales, comentarios “trolls” o de carácter muy ofensivo.

Por la perspectiva “camuflada”, el grupo Con mis hijos no te metas y sus argumentos basados en la desinformación no pueden ignorarse. La tan polémica frase que se basó en la cita bíblica «Creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó», la cual es y fue repetida todas aquellas personas homofóbicas que se oponen al Currículo nacional. Otros de los argumentos usados para defender su oposición eran «se ha infiltrado la ideología de género en el Ministerio de Educación», «quieren homosexualizar a nuestros hijos», «el currículo fomenta la homosexualidad», «quieren enseñarles que pueden cambiarse de sexo» etc. Un momento, ¿pero acaso sexo, género y orientación sexual no son términos que engloban conceptos muy diferentes? Asimismo, no olvidemos que algunos activistas de este grupo conservador intentaron presentar materiales en los que se mencionan la homosexualidad, bisexualidad o el transformismo como opciones sexuales; sin embargo, estos no pertenecían al ministerio ni pertenecen al currículo. Isabel Mejía, activista del grupo, señaló en entrevistas que no tenía nada que ver con homofobia y que “En el Perú no hay la discriminación que se dice” (ATV Noticias, 2019).

Una perspectiva un poco más difícil de identificar podría llamarse a esos comentarios microhomofóbicos del día a día que se basan en estereotipos de roles de género normalizados, pero estos no son nada “micro”. Comentarios tan simples engloban este término: “Ah, no sabía que eres lesbiana, no se te nota”, “Yo tengo muchos amigos gays”, “¿Eres gay? ¡Siempre quise tener un mejor amigo gay!”. Pese a que estas frases no son insultos directos, sí constituyen conductas homofóbicas. La normalización de estas acciones suele darse en los entornos del peruano, siendo en primera instancia la comodidad del hogar, puesto que muchos conviven y/o se criaron en uno conservador. Ciertamente, puede que en esta familia promedio, a partir de una forma de pensar carente de una interiorización de la implicancia de la vulnerabilidad de este grupo – asumiendo que la degradación de miembros de la comunidad LGTBIQ+ no fue intencional -, se empleó un lenguaje implícitamente ofensivo, el cual promueve la veracidad de estos estereotipos. La misma dinámica se repetiría en el colegio, universidad, instituto, trabajo, redes sociales, etc. Se puede ejemplificar el último contexto de la manera más simple: los memes. Puede que muchos no lo notemos a veces, me incluyo también, pero hay un humor negro que persiste de la manera más “inocente” en lo que a veces compartimos. Puede a que muchos les cause gracia debido a que no ha habido una reflexión profunda de lo que hay detrás y la manera en la que repercute o repercutió un tópico que se use como chiste (memes transfóbicos). La homofobia no es necesariamente una agresión o un insulto expreso, se puede encontrar implícito hasta en simples gestos y/o comentarios.

Por otro lado, desde una perspectiva evidente, pública y repudiada por muchos miembros de la sociedad son los abusos que implican humillación, burla, agresión, abuso de autoridad y más. Según la primera encuesta virtual para personas LGTBIQ+ (INEI, 2017), el 80% de los encuestados señala que el tipo de agresión y/o acto de violencia que han sufrido, han sido los gritos, amenazas y/o hostigamiento. Asimismo, también el 80% que denunció actos de violencia y discriminación no tuvo una respuesta satisfactoria, pues no sancionaron al agresor, no sabe el resultado o está sigue en trámite. La proliferación de las pantallas ha generado que podamos tener acceso y ser testigos virtuales en los que se puede apreciar este tipo de discriminación. Desde el video en el que agentes policiales les exigían a un grupo de tres mujeres transgéneros, luego de ser detenidas, que griten “quiero ser un hombre” mientras saltaban (La República, 2020) ¿Eso no es abuso de la autoridad? Como también, el caso del sereno que insistía que una pareja homosexual se retire de un parque del distrito Los Olivos debido a que no eran bien vistas sus expresiones de afecto: “Debería darte vergüenza estar besándote aquí” (Infórmate Perú, 2019). Me pregunto si el sereno hubiera reaccionado de la misma manera si se hubiera tratado de una pareja heterosexual. Muchos pueden minimizar eso, pero la violencia psicológica en esas conductas no va a dejar de existir por el simple hecho de echarle un poco de tierrita.

A pesar de todas estas ejemplificaciones lamentables, sería una negación estipular que todo es negativo y que no se ha progresado nada en lo que respecta al fomento de respeto e información entorno a esta problemática. El número de ciudadanos activistas y fundaciones LGTBIQ+ se han incrementado en los últimos años, ganando más presencia a través de los medios y redes sociales, contando con el apoyo de más peruanos. El Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) nace en 1982 cuando un grupo de personas decidió formar la primera organización del activismo lésbico, travesti, gay y bisexual peruano, que a la posterioridad llegaría a convertirse en la organización más antigua de América Latina. La organización tuvo aportes como artículos periodísticos, obras de teatro como “El beso de la mujer araña” (que fueron un escándalo en aquella época) o del apoyo a la apertura de espacios de socialización para gays. Asimismo, en el 2002 formaron el FREDIF (Frente por el Derecho a ser Diferente) con motivo de la campaña por la reforma constitucional, la cual al parecer no tuvo éxito. Otro ejemplo, cuya creación es reciente (2017), es Más Igualdad. Esta organización feminista trabaja por los derechos de las personas LGTBIQ+ enfocándose en la incidencia política en el Perú a través del contacto con el Congreso, cuya respuesta ha sido diversa, y ministros, como también con organizaciones de activistas y la ONU. Esta fundación desarrolla propuestas que envía a la Defensoría del Pueblo, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y el Ministerio de Justicia. Gabriela Zavaleta, una de las fundadoras de esta organización, señala que los niveles de consenso de la comunidad LGTBIQ+ son: (1) conseguir que se sancionen los actos de violencia y discriminación a través de medidas educativas, (2) protección de la identidad trans y (3) defensa de las parejas y familias LGBTIQ+ (El Comercio, 2020). Así como estas también hubo y hay muchas más iniciativas, ONG’s y/o campañas con un propósito similar: Presente (dedicada a incorporar la diversidad LGTBIQ+ en el sector laboral y cultural), Promsex, entre otros. 

La situación de la comunidad LGTBIQ+ en Perú sigue siendo desfavorable y es muy probable que esta situación persista por mucho tiempo; sin embargo, depende de nosotros el promover de respeto y concientización de lo que implica realizar hasta un simple comentario. Muchos miembros de esta comunidad han tenido que vivir una situación difícil de por sí debido a la falta de apoyo, discriminación, violencia; no podemos minimizar este problema dejando de lado la empatía y justificando situaciones que no tienen que ser justificadas ¿Se ha avanzado? ¿Se ha ganado apoyo y respeto? Sí, totalmente. No obstante, el camino, que tiene como objetivo que las personas LGTBIQ+ puedan tener una igualdad de derechos, como también, tener un entorno que haya erradicado las diferentes presentaciones en las que está implícita la homofobia, sigue siendo extenso para una sociedad como la nuestra, ahogada en estereotipos sexistas.

Referencias:

ATV Noticias (2019, Mayo 10). Beatriz Mejía sobre la homofobia: »En el Perú no hay la discriminación que se dice». Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=TYvqGrirhGE

El Comercio (2020). “Es necesario visibilizar el estado de marginalización en el que viven muchas personas LGBTIQ” | Entrevista. Recuperado de: https://elcomercio.pe/eldominical/entrevista/gabriela-zavaleta-es-necesario-visibilizar-el-estado-de-marginalizacion-en-el-que-viven-muchas-personas-lgbtiq-entrevista-noticia/

El País (2019, Junio 27). Stonewall: así nació el día del orgullo gay. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?time_continue=231&v=93GG9Hf3WFc&feature=emb_logo

Gestión (2019). Comunidad LGTBI en Perú: ¿En qué situación se encuentran sus derechos laborales. Recuperado de: https://gestion.pe/economia/dia-orgullo-gay-situacion-derechos-laborales-comunidad-lgtb-peru-nndc-271298-noticia/?ref=gesr

Infórmate Perú (2019).  Municipalidad de Los Olivos sancionará a sereno por prohibir que pareja gay se bese en parque. Recuperado de: https://informateperu.pe/peru/municipalidad-de-los-olivos-sancionara-a-sereno-por-prohibir-que-pareja-gay-se-bese-en-parque/

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2017). Primera Encuesta Virtual para Personas LGTBI. Recuperado de: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/boletines/lgbti.pdf

La República (2020). Denuncian a policía que maltrató a mujeres transgénero durante emergencia nacional. Recuperado de: https://larepublica.pe/sociedad/2020/04/06/coronavirus-en-peru-callao-denuncian-a-policia-que-maltrato-a-mujeres-transgenero-durante-emergencia-nacional-video/

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Sin Parámetros
ssinparametross@gmail.com
Entrada anterior RACISMO, UNA VEZ MÁS
Entrada siguiente Egresados vs. pandemia

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *