0 0
Read Time:6 Minute, 57 Second

Escrito por Maricruz Mejía

Una opción de progreso profesional o económico es emprender un negocio propio. No obstante, la idea de ser nuestro propio jefe, trabajar en un rubro rentable y, por lo tanto, atrayente, o la materialización de ideas creativas, muchas veces se ven frustradas. Ello, debido a la falta de conocimiento de la estructura legal y tributaria de nuestro país.

Por lo tanto, informarse sobre este marco representa una estrategia “pre-empresarial”; ya que, implica decidir sobre diferentes aspectos que serán parte de la empresa. Por ejemplo, elegir el régimen tributario al cual adherirse, el cual puede ofrecer facilidades para la constitución de la empresa. Asimismo, conocer sobre las disposiciones respecto a la minuta para la constitución de empresa, la cual tiene que estar redactada por un notario y, por ende, implica incurrir en gastos adicionales. Del mismo modo, decidir sobre conformarse como empresa unipersonal o una sociedad. La correcta información, llevará al empresario a tomar decisiones que faciliten la constitución del emprendimiento que, de no ser el caso, no se aprovecharán. En ese sentido, explicaré, de manera general y útil, un breve esquema que oriente al emprendedor antes de concretar su idea de negocio.

Para fines prácticos, dividiré el presente ensayo en tres marcos: legal, tributario y laboral. El primero se refiere a la constitución legal de un negocio el segundo, a los tributos por pagar las opciones tributarias que facilitan la constitución del negocio y, por último, el tercero, a lo referente a la contratación de personal y los regímenes que favorecen a la empresa. Tanto el marco tributario como el laboral serán explicados en los próximos artículos. Atentos a ellos. 

Marco Legal

Si ya se tiene pensado cuál será nuestro emprendimiento, es vital definir quiénes serán los clientes, es decir, consumidores finales o intermediarios. De acuerdo a ello sabremos si se darán boletas, facturas, tickets u otros comprobantes como nota de liquidación, nota de crédito, entre otros.

Normalmente, si se dirige a consumidores finales y se tiene negocios pequeños, se entregan solo boletas. Sin embargo, existe la posibilidad de que se emitan facturas, comprobante indispensable para la justificación de gastos ante entidades de recaudación tributaria aún si se tratase de negocios pequeños o de ventas que no representan gran cantidad de dinero. Para aterrizar este planteamiento, las boletas son emitidas, regularmente, por los restaurantes, bodegas, minimarkets, librerías, entre otros, justamente porque el volumen de ventas es menor frente a otros tipos de comercios, pero debemos tener en cuenta que si nuestra intención es crecer como negocio existirán clientes que nos solicitarán facturas (aún si el monto de la transacción sea mínimo) en algún momento de la actividad y si no lo tenemos esto nos puede limitar a cerrar negocios rentables. Con esta idea no trato de minimizar las boletas sino de que existen más oportunidades de crecimiento con el solo hecho de tener los comprobantes a medida de la necesidad de potenciales clientes y no solo limitarnos a un tipo de comprobante teniendo la opción de usar  más de una. 

Entregar facturas a nuestros clientes implica que este comprobante será indispensable para justificar sus gastos ante entidades de recaudación tributaria y además, en algunos casos, recibir beneficios fiscales como el acceder al crédito fiscal. El crédito fiscal permite disminuir el monto de pago del IGV, impuesto obligatorio a pagar a la Sunat cuando se es persona jurídica.

Los tipos de comprobantes con los que contaremos está en función al Régimen Tributario que se elegirá. Un Régimen Tributario establece la manera en la que se pagan los impuestos y los niveles de pagos de los mismos, este tema se explicará con más detalle en el siguiente artículo.

El siguiente paso es elegir si seré una persona natural (PN) o persona jurídica (PJ).

Una PN es una persona que ejerce derechos y cumple obligaciones a título personal, así como ejercer cualquier actividad económica y ser el conductor de su propio negocio. En cambio una PJ es una entidad conformada por una, dos o más personas que ejerce derechos y cumple obligaciones a nombre de la empresa creada. Es importante mencionar que la PJ de acuerdo a sus fines económicos tiene dos distinciones: empresas (con fines  de lucro) y entidades sin fines de lucro. Daremos énfasis en empresas ya que es lo más usual para iniciar un negocio. 

Es un error frecuente aseverar que existe empresa de PN, a lo que se refieren, probablemente, es una empresa unipersonal (EIRL), ya que una PN nunca es empresa.

La diferencia entre estos dos conceptos radica en el nivel de responsabilidad de deudas frente a terceros. Una persona natural frente a un supuesto caso de adeudos se compromete al pago aún con sus bienes personales, es decir el embargo de sus posesiones. A diferencia de una persona jurídica sólo están involucrados los bienes que pertenecen a la forma jurídica, es decir, no es posible el embargo de los bienes personales de los socios o los responsables del negocio.

Pareciera que constituirse como PJ tiene mayor ventaja por el nivel de responsabilidad ante deudas, el cual es cierto, pero también obliga a mayores responsabilidades ya que las formas jurídicas son un poco más complejas de constituir y sobrellevar.

El siguiente paso es definir bajo qué tipo de empresa (PJ) constituir el negocio. Estas pueden ser: Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (E.I.R.L), Sociedad Comercial de Responsabilidad Limitada (S.R.L), Sociedad Anónima (S.A.), Sociedad de Anónima Abierta (S.A.A.), Sociedad Anónima Cerrada (S.A.C) o Sociedad Civil.

Dentro de estas, el tipo mayormente utilizado por emprendedores que desean constituir su negocio con un solo socio es el de E.I.R.L. Ello, a que su constitución es más sencilla; ya que solo necesita brindar a la SUNAT información relacionada al giro de negocio, la ubicación física de la empresa y la tramitación de boletas. 

Otras consideraciones para tener en cuenta son: 

  • Elegir el Régimen Tributario que me conviene más de acuerdo con mi giro de negocio, volumen de ventas y forma legal.
  • La reserva del nombre y la constitución de la empresa el cual debe ser inscrito en la SUNARP.
  • La constitución de la minuta. Una minuta es un documento que contiene el acto de constitución de empresa el cual puede realizarse sin ayuda de un notario pero sí para su legalización. Al hacer esta legalización se le llama escritura pública.
  • El aporte de capital, ya que el monto va directamente asociado con el pago de derechos a la notaría.
  • La solicitud de permisos especiales a la municipalidad y otras instituciones que tengan relación con el giro de negocio de la empresa como la DIGEMID, DIGESA, Ministerio de Salud, entre otros.

Actuar dentro de la legalidad y formalidad como empresa es complejo en nuestro país, pero existen ventajas inherentes que se pueden obtener debido a información disponible y programas fructuosos que ayudan a impulsar a las micros y pequeñas empresas (MYPES), en especial. Existen beneficios en general que el Estado promueve para estas empresas que realmente añaden valor a un emprendimiento y considero que manejar información clave que nos facilite enfrentar este nuevo reto hará que tomemos decisiones más acertadas y más rentables.

El conocimiento es invaluable y de por sí, el panorama para iniciar una empresa es complicado, así que tenemos que encontrar la manera de facilitarnos el camino con recursos que estén a nuestro alcance para empezar, y luego ir desarrollando nuestras propias oportunidades en lo posible. 

Todo lo visto en este artículo es la parte legal al iniciar un emprendimiento. La parte tributaria y laboral serán redactados en las próximas fechas y las cuales complementan el panorama para tomar las mejores decisiones.

Referencias

Comprobantes de Pago – Personas. (s.f). Recuperado de http://orientacion.sunat.gob.pe/index.php/personas-menu/comprobantes-de-pago-personas

Impuesto a la Renta – Empresas. (s.f). Recuperado de http://orientacion.sunat.gob.pe/index.php/empresas-menu/impuesto-a-la-renta-empresas

Moreno Y. M., Achahui H. G. y Grijalva G. G., (2018), Perú: Estructura Empresarial, 2017, Lima, Perú, Instituto Nacional de Estadística e Informática. 

Regímenes Tributarios – Empresas. (s.f). Recuperado de http://emprender.sunat.gob.pe/como-me-conviene-tributar

Regímenes Tributarios – Empresas. (s.f). Recuperado de http://emprender.sunat.gob.pe/como-me-conviene-tributar

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Sin Parámetros
ssinparametross@gmail.com
Entrada anterior Pico y ¿metida de pata?
Entrada siguiente Quedémonos en casa

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *