0 0
Read Time:6 Minute, 14 Second

Escrito por Marialexandra Horna

Hace más de una década que nos encontramos en guerra. El conflicto, el terror y el miedo de perder nuestras vidas es del día a día y es algo que tenemos que aprender a lidiar con el paso del tiempo. Lo que conocíamos como un mundo pacífico y unificado ha desaparecido; y nos encontramos ante el enfrentamiento de los que eran dos grandes potencias mundiales: China y EEUU.

Nunca pensé que un par de decisiones hechas por países que suenan tan lejanos al Perú podrían afectar tanto la calidad de vida del país. Todo empezó hace 11 años. China y EEUU estallaron la Primera Guerra Comercial. El expresidente y ahora dictador de EEUU: Donald Trump aumentó los impuestos a los productos chinos importados. ¿Su fin? Cerrar la brecha de la balanza de pagos. Su carácter proteccionista originó todo. Como se esperaba, el gobierno Chino (Xi Jinping) atacó de la misma manera. Ello generó problemas a todo el mundo y especialmente a Latinoamérica.

Cuando era estudiante, el mundo estaba más globalizado que ahora. Los Tratados de Libre Comercio (TLC) eran evidencia de ello y existían grandes cadenas de suministros por todo el mundo entre diversos países. Sin embargo, toda la economía global, interrelacionada e interdependiente se vió afectada. En América Latina el impacto fue inmediato.

El más sobresaliente fue las volátiles fluctuaciones del dólar en periodos muy cortos. Según Maria Guerrero, subgerente de Macroeconomía del Departamento de Estudios Económicos en uno de los más grandes bancos en el Perú que ahora no existe (Scotiabank), explicó hace una década que ello se debe a que: la guerra comercial genera un sentimiento de cautela en los inversionistas, lo que produce salidas de flujos de capitales de los mercados emergentes y presiona las monedas”. (El Comercio). Así, América Latina iba perdiendo agentes importantes para las inversiones con lo cual la mayoría de los Bancos de Reserva de cada país tomó acción y colocó “swaps cambiarios” en el mercado de dinero. Éste es un acuerdo de intercambio de carácter financiero entre 2 partes, en el cual una de ellas ajusta la tasa de interés variable respecto a un monto de moneda nacional; mientras que la otra parte fija la tasa de interés sobre un monto en moneda nacional equivalente a dólares. El objetivo de éste  instrumento financiero es reducir la inestabilidad en el mercado cambiario sin perjudicar la fluidez y dinamismo del sistema financiero. En el caso de Perú, por ejemplo, fue por un monto equivalente a US$90 millones para evitar que el tipo de cambio siga subiendo”. (El Comercio).

A pesar de la implementación inmediata del Banco Central, con el paso de los años, el valor real de la moneda nacional (un nuevo sol) cayó. Los precios reales aumentaron con lo cual era cada vez más difícil por un lado, para las empresas comprar sus insumos de producción tanto los que provenían del extranjero (importados) como nacionales; y por otro lado, el poder adquisitivo de las personas disminuía cada vez más por los cambios del dólar. Así, la demanda interna y externa de insumos sufrieron grandes contracciones y la producción de los países disminuyó. ​

Este efecto se daba en todo el mundo y es por ello que Perú perdió su protagonismo en uno de sus principales productos exportados: el cobre. Éste material, que probablemente ahora desconozcan, posee gran conductividad eléctrica. Su ductilidad y resistencia mecánica lo convirtieron en el insumo más empleado para fabricar distintas tecnologías tanto en EEUU como en China y otras partes del mundo.  Los celulares empleaban este material. Pero, como dije, el 2018 fue el inicio del cambio. Las empresas generadores de tecnologías, tanto en China como EEUU se veían imposibilitadas de importar estos materiales, no sólo porque las empresas extractores del mineral ya no ofrecían los mismos volúmenes de antes pues económicamente era más costoso operar, sino también porque las barreras comerciales impuestas entre ambos países generaba que mutuamente las empresas pierdan partes importantes en sus cadenas de producción que importaban para ensamblar sus productos finales y venderlos a todo el mundo. De esta manera, las compran nacionales e internacionales del cobre disminuyeron, y durante el 2018 y 2019 se dió un gran declive en el precio de aproximadamente 16,3%. (El Comercio).

Por otro lado, aunque parece increíble, los más perjudicados fueron los jubilados. En el Perú, los seguros de jubilación son en gran parte provistos por las AFPs. Estas empresas se encargan de administrar los fondos de pensiones no sólo asegurando guardar el porcentaje depositado por sueldos sino que generan ganancias por intereses al jugar en el mercado bursátil externo. Así, el jubilado recibe tanto lo recaudado a lo largo de su vida laboral sino también recibe un porcentaje (significativo) de ganancias por intereses. Sin embargo, la inestabilidad generada por la incertidumbre del momento hizo del mercado uno muy volátil y por ello menos rentable. Por lo tanto, los pagos en su jubilación no adquieren sólo menos intereses por ganancias, sino que también debido a  las alzas en los precios el dinero que ahora recibe tiene mucho menor poder adquisitivo.

A pesar de la la mala perspectiva esperada hace 10 años para las economías,  especialistas afirmaban que dado que el mercado peruano estaba diversificado, es decir, poseía una amplia gama de productos tanto tradicionales (bienes cuyo proceso de producción o extracción poseen poco valor agregado  o poca transformación de su esencia natural) como no tradicionales (productos manufacturados) que exporta al exterior: “Las tensiones no tendrían un impacto muy significativo en el comercio exterior del país.” (BBC Mundo). ¿Esto sucedió en la realidad?

No sabemos qué nos depara el futuro. La incertidumbre nos genera terror y también esperanza por que todo pueda cambiar. De seguro se preguntarán: ¿Quién saldrá ganando? ¿Algún país o grupo de personas se verá beneficiado? Esta Guerra todavía no termina. No podemos afirmar que en un futuro habrá un vencedor y un perdedor. Pero, hay que recordar lo que nos dice uno de los principios básicos de la economía:  el comercio puede mejorar el bienestar de cada individuo; y cambiándolo a ha nuestro contexto: la falta del mismo genera mayor escasez en los países. Muchos hemos sido perjudicados por esta Guerra y en sólo una década se ha demostrado que el cortar la interdependencia económica global daña al individuo, sociedad y bienestar. ¿Y ustedes, cómo perciben el futuro económico global y sobretodo peruano, ante los nuevos cambios y medidas de las grandes potencias?

El Comercio (2018) Guerra comercial de Trump con China ya es una realidad: ¿Afecta al Perú? Recuperado el 03 de junio de 2019 de https://elcomercio.pe/economia/mundo/guerra-comercial-ee-uu-china-afecta-peru-noticia-533343

BBC news (2019) 4 formas en que la guerra comercial entre EE.UU. y China ya impacta en América Latina Recuperado el 03 de junio de 2019 de https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48392871

El Comercio (2019) El paso a paso sobre cómo nos afecta la guerra comercial. Recuperado el 08 de junio de 2019 de

https://elcomercio.pe/economia/peru/paso-paso-afecta-guerra-comercial-noticia-cobre-dolar-tipo-cambio-sol-peruano-exportaciones-china-estados-unidos-petroleo-638858

El Comercio (2019) Precio del cobre cae 16,3% en últimos doce meses: ¿cómo afecta a la economía peruana?  Recuperado el 09o de junio de 2019 de:

https://elcomercio.pe/economia/mercados/guerra-comercial-precio-cobre-cae-16-ultimos-doce-meses-afecta-economia-peruana-noticia-641826

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Sin Parámetros
ssinparametross@gmail.com
Entrada anterior La Villa Panamericana: ¿Un experimento gubernamental?
Entrada siguiente Si la economía marcha bien, ¿Realmente estamos avanzando?

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *