¡Todo seguirá igual si no nos involucramos!

1
1268
Processed with VSCO with c1 preset

Escrito por Sayed Becerra

Desde años atrás, se discute de corrupción en el Perú. Existen varias definiciones sobre esta, así como, promesas de solución al por mayor. No obstante, hay tantos intereses alrededor que es difícil creer que en algún momento la corrupción desaparecerá en el Perú, ya que esta es ante todo un problema ético y moral, es como nuestra herencia, creada y alimentada en los diferentes extractos sociales. No solo son los anteriores y actuales políticos los que no quieren enfrentar a este problema, sino también los ciudadanos.

Esto ha llevado a que el sistema político peruano se convierta en un auténtico show. Un circo, un espectáculo de variedades, en especial, el Congreso, donde se encuentran personas procesadas, investigadas e incluso sentenciadas por delitos de corrupción. Estos individuos en vez de tratar problemas importantes que perjudican a los peruanos, nos generan mayores problemas, pues parece ser que en el Congreso trabajan más por defender sus intereses que el de todos los peruanos. Esto es parte de nuestra realidad y es imposible ignorarlo porque allí están todos los días, sorprendiéndonos negativamente con sus acciones y decisiones.

¿Cómo es posible que tengamos este tipo de representantes?

La respuesta puede ser diversa, pero considero que básicamente se da porque no hay participación ciudadana, la cual puede ser definida como toda acción individual o colectiva que pretende provocar/producir –de forma directa o indirecta- algún tipo de resultado político en los distintos niveles del sistema político (SCHNEIDER, 2007).

Estamos acostumbrados a escuchar frases como “no me interesa la política”, la que generalmente es dicha porque, efectivamente, no hay ese interés al considerarla irrelevante. Otras veces, es usada por la repetitividad de la corrupción en el Estado, y muchas otras porque se piensa que la política le concierne solo a los que gobiernan (DIEGO, 2013). Este tipo de comentarios que solemos escuchar o muchas veces decimos, evidencia que hay una falta de participación en los temas públicos y una indiferencia ciudadana sobre los grandes problemas que acontecen en nuestro país.

Es por ello, que hasta que no interioricemos que el cambio en el Perú se dará cuando todos nos involucremos en política, todo seguirá igual o peor. Cabe aclarar, que involucrarse en política no es solo depositar nuestro voto cada 4 o 5 años, no es necesariamente militar en un partido político, ni mucho menos ser parte de las prácticas “políticas” que acarrean y compran la voluntad de la gente sin más interés que ganar.

Ser actores en la política implica ser conocedores y partícipes de nuestra responsabilidad como ciudadanos, es sumar fuerza a aquellos movimientos que buscan construir mejores realidades, es tomar decisiones conscientes estemos o no en tiempos electorales, y es elegir a un candidato no por una despensa o cualquier otra dádiva, sino por sus capacidades y su compromiso social (DIEGO, I., 2013).

Necesitamos un cambio en la política de nuestro país y ello supone la intervención responsable de todos, pues no se trata solamente de renovar ‘los liderazgos’ en el sistema político, en el Estado y en los partidos políticos, puesto que no son solo los políticos, sino somos también nosotros los que tenemos que regular y hacer el cambio. Somos los ciudadanos quienes debemos actuar, porque somos la fuente de todo poder público legítimo.

Seamos agentes de cambio: discutamos, propongamos proyectos razonables que sumen al crecimiento del país, demos razón de nuestra condición de actores, ya que también somos nosotros, y no solo ellos, quienes decidimos nuestro destino como peruanos. No permitamos que el desinterés y la indiferencia nos imperen, no nos resignemos a seguir creyendo que estamos ante un tema que no nos compete. Cuando, en verdad, el país nos necesita y nos dice a gritos que la política no es exclusivamente para quienes gobiernan. Está en todos nosotros emprender una serie de acciones para tener mejores gobiernos y ser mejores ciudadanos.

Bibliografía:

Ames, A. (2017). No son los políticos, somos nosotros. [online] Peru21. Recuperado de: https://peru21.pe/opinion/son-politicos-388562

DIEGO , I. (2013). La política: ¿tema de unos cuantos?. [online] Jóvenes Construyendo. Recuperado de: https://blogjovenesconstruyendo.wordpress.com/2016/07/19/la-politica-tema-de-unos-cuantos/

MUÑOZ, P. (2012). Participemos en política. [online] Stage.larepublica.net. Recuperado de: https://stage.larepublica.net/noticia/participemos_en_politica

SAAVEDRA, A. (2019). Participemos más en política | Los Irreverentes. [online] Losirreverentes.com. Recuperado de: https://www.losirreverentes.com/participemos-mas-en-politica/

SANDOVAL, L. (2018). Movimientos sociales y participación política. [online] ELESPECTADOR.COM. Recuperado de: https://www.elespectador.com/opinion/movimientos-sociales-y-participacion-politica-columna-750465

SCHNEIDER, C. (2007). LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LOS GOBIERNO LOCALES: CONTEXTO POLÍTICO Y CULTURA POLÍTICA. Recuperado de: https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/7245/tcs.pdf.pdf

ZÚÑIGA CASTRO, Y. (2004). ÉTICA Y CORRUPCIÓN EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA. [online] Cybertesis.unmsm.edu.pe. Recuperado de: http://cybertesis.unmsm.edu.pe/xmlui/bitstream/handle/cybertesis/1592/zuniga_cy.pdf?sequence=1

1 Comentario

  1. Lo dijo platon: el hombre es un animal político; involucrarse y comprometerse es la gran tarea social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here